Reflexiones Taoistas: Un Mozaico

Azulejos de cornalina, lapislázuli y jade,

El muralista compone su cuadro

Un centímetro a la vez.

Sola, cada pieza es preciosa;

Unidas forman un todo invaluable.

 No lejos de donde crecí, había un muralista cuya especialidad era el mosaico. Aceptaba encargos desde todo el mundo y también colaboraba con varios artistas famosos en sus murales y esculturas. Tenía botes y cubos llenos de toda clase de materiales fascinantes. Algunos eran vidrios rojos, azules y amarillos. Otros eran de elaborada cerámica esmaltada. Unos pocos eran piedras como lapislázuli, turquesa, malaquita y obsidiana. Algunos incluso tenían reflejos de oro y plata, y esos serían los primeros en brillar cuando él enjuagara el mortero.

 Dios puede estar en los detalles, pero también es importante conocer el panorama general.

 Aquí es donde el muralista es tan buen ejemplo. El sabía cómo tenía que ser cuadro completo, y sin embargo tenía la suficiente concentración para montar enormes retablos hechos de pequeños centímetros cuadrados. Eso es conocer ambos, lo pequeño y lo grande. Sigue su ejemplo y nunca serás mezquino; sin embargo no perderás de vista la relación entre lo microcósmico y lo macrocósmico.

Deng Ming Dao

Anuncios

Acerca de zuxael

www.facebook.com/mauro.zuxael www.facebook.com/mettasound.cuencos
Esta entrada fue publicada en mjs al alma y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s